Roca Roya, tu alquiler de esquí en Cerler

Soloski.net y elmotor.net se unen para probar los mejores coches para subir a la nieve, coches de tracción total de todas las categorías y precios para que tengáis una opinión de primera mano de su comportamiento sobre carreteras nevadas.

 

La marca de los tres diamantes tiene un nuevo SUV Coupé, el nuevo Mitsubishi Eclipse Cross.

 

Situado a medio camino entre el ASX y el Outlander, podría sorprender a más de uno el éxito que puede tener ya que tiene un precio muy competitivo y aunque ahora solo está disponible con motor gasolina, parece que también tendrá una versión Hibrida y otra de Diesel.

 

Este nuevo modelo tiene 4,40 metros de largo, y está basado en la plataforma del Outlander, aunque solo 5 centímetros más grande que el ASX, del que se distingue por un diseño mucho más deportivo y un equipamiento más rico y tecnológico.

 

Nosotros hemos probado el nuevo motor gasolina de 1.5 litros DOHC de cuatro cilindros y 163 CV en su versión 4x4 y asociado a un excelente cambio automático.

 

Este propulsor es una delicia ya que suena muy poco, el cambio automático CVT es imperceptible y de gran rapidez de reacción (una enorme sorpresa) y las prestaciones son la mar de buenas, bajando de los 10 segundos en pasar de 0 a 100 Km/h y una buena respuesta desde muy bajas revoluciones, ya que a 1.800 rpm, ya tenemos disponible todo el Par Motor, unos 250 Nm, cifra más que respetable.

 

El cambio CVT de ocho relaciones funciona muy bien, tanto que podrías pensar que se trata de una caja automática convencional. En las aceleraciones no hay la sensación de ir en un ciclomotor a tope para subir 10 KM/h, está muy logrado.

 

La tracción total S-AWC (Super-All Wheel Control) de control electrónico reparte el par de manera automática y variable entre las cuatro ruedas, y cuenta con tres modos de funcionamiento: Auto (se envía par al eje trasero -hasta un 45%- cuando la adherencia disminuye), Snow (para nieve, con hasta un 55% de par al tren posterior) y Gravel (para tierra o caminos en mal estado -hasta 60%-). Nosotros la probamos con nieve húmeda recién caída y en zonas de tierra y tengo que decir que es una de las tracciones totales que más buenas sensaciones me ha transmitido, a parte de que pasamos por sitios dónde el resto de coches resbalaban y no podían traccionar y nosotros con neumáticos de serie, nada invernales, avanzamos sin patinar, excelentes prestaciones para el SUV de Mitsubishi.

 

En el tema del consumo, cómo es habitual en los vehículos que equipan cambio automático, si le pisamos, se sitúan en 8-9 litros, en cambio en conducción relajada pudimos conseguir una media de 7,3 litros a los 100 kilómetros, muy buen registro.

 

El habitáculo tiene un diseño sencillo pero atractivo, con materiales de buena factura, algunos de ellos de tacto blando y buenos acabados.

Los asientos delanteros son realmente cómodos, no recogen nuestra espalda cómo unos deportivos, pero en cambio con el paso de los kilómetros apreciaremos su confort.

 

En habitabilidad sigue la línea de sus hermanos de gama con un gran espacio interior, sobretodo detrás dónde a pesar de su diseño coupé, hay mucha espacio en todas las cotas. La banqueta trasera se desliza longitudinalmente hasta 20 centímetros, y los asientos se pueden reclinar hasta 32 grados. Los asientos, además, se abaten en relación 40:60, para ganar algunos litros de carga a los que sumar a la capacidad de maletero, que oscila entre 341 y 448 litros dependiendo de la posición del respaldo trasero.

 

En cuanto a conectividad el sistema multimedia dispone de conectividad Apple Car Play, Android Auto y Mirror Link, y de hecho ni siquiera se ofrece un navegador integrado, ya que lo podemos instalar desde nuestro teléfono móvil.

 

En marcha es un coche cómodo pero poco deportivo, se mueve bien, pero la suspensión blanda no invita a correr en tramos virados, es un término medio entre el eficaz ASX y el blandito Outlander.

La dirección eléctrica ofrece un tacto preciso y fácil al igual que el sistema de frenos.

 

La insonorización del habitáculo, es muy de agradecer en vías rápidas, ya que si no es que vamos bastante enchufados, el silencio de marcha es encomiable. En autopista es un coche genial, ya que rueda muy asentado, es muy cómodo y funciona muy bien.

 

En ciudad nos ha encantado su excelente visibilidad, con sus enormes retrovisores y la luneta trasera partida, que nos regala una mucho mejor visión trasera. Además a todo esto le sumamos una cámara de visión trasera y estamos ante unos de los coches más fáciles de estacionar.

 

En cuanto a equipamiento, desde el más básico va equipado hasta los dientes, aunque si lo queremos con tracción total, debemos optar por el acabado más alto y asociado con el cambio automático.

 

Valoración Final

Es una de las grandes sorpresas de los último meses, ya que es un coche muy recomendable, su precio parte de poco más de 21.000 euros (aunque la versión probada se enfila hasta los 31.000) y no tiene grandes defectos. Seguramente se verán unos cuantos por la calle, cómo sucede con su hermano el ASX, al que supera en casi todo excepto en comportamiento, que el en caso del Eclipse Cross es algo más burgués. Os recomendamos que al menos lo probéis, no lo lamentaréis.

Soloski en Twitter

Soloski en Facebook

Volver