Roca Roya, tu alquiler de esquí en Cerler

Soloski.net y elmotor.net se unen para probar los mejores coches para subir a la nieve, coches de tracción total de todas las categorías y precios para que tengáis una opinión de primera mano de su comportamiento sobre carreteras nevadas.

 

Hoy pasa por nuestras manos el Mini más polivalente de la gama asociado con el motor más potente y la tracción total ALL4 a las cuatro ruedas, un cocktel casi perfecto para subir a la nieve con garantías y glamour!.

 

El Countryman JCW es un coche que vaya por dónde vaya, es un coche que no pasa desapercibido, tanto visualmente como por el ronroneo de su motor, sobre todo cuando tenemos pulsado el botón “sport”. Es ese tipo de coches que dirían que es un capricho, pero que nosotros lo hemos usado intensivamente durante una semana, tanto para circular por ciudad, ir a la compra o hacer un par de viajes a la nieve y tenemos que reconocer que es un gran compañero de ruta, perfecto para casi todas las situaciones.

Sus limitaciones vienen dadas por su tamaño, que no es menor que un Volkswagen Golf o un SUV compacto, el maletero es bastante capaz, 450 litros, mayor que un compacto “normal”, y el interior ofrece una buena habitabilidad, aunque por fuera parezca lo contrario. Podemos aumentar la capacidad de la carga reclinando los asientos traseros.

El interior es similar a sus hermanos de gama, aunque tiene detalles exclusivos en fibra de carbono en volante y pomo del cambio firmado por John Cooper Works. El interior está repleto de plásticos oscuros que se combinan con inserciones que imitan el metal y de guarnecidos de color rojo en las puertas. Todo el interior destila calidad y buenos ajustes. Las plazas delanteras disponen de un buen espacio, con los asientos un poco más bajos que en un Countryman normal, además recogen de maravilla nuestra espalda y nos es muy fácil encontrar una buena posición de conducción, a pesar de que los mandos de regulación manuales, no son muy finos.

Detrás, hay tres plazas suficientemente confortables para dos adultos, e incluso para tres personas, que si son niños estarán cómodos. Hay mucho espacio entre los respaldos delanteros y la banqueta trasera aunque los ocupantes de las plazas delanteras tengan una altura importante, a partir de 1,80. Los asientos traseros se pueden regular en longitud, tienen también la posibilidad de reclinar el respaldo y están preparados para la instalación de dispositivos de retención infantil, con un sistema de instalación mediante anclajes isofix de acceso fácil.

En el salpicadero, como en el resto de la gama, el diseño ha primado a la utilidad, aunque nos acabamos haciendo a él. La información es completa y los menús abundantes, precisa de cierto aprendizaje, pero cuando lo conseguimos, es ágil de usar.

Dentro del gran velocímetro tenemos la pantalla que integra el sistema multimedia del Countryman, que dispone de funciones como la información del ordenador de bordo, sistema de audio, climatización del habitáculo, gestión del teléfono por bluetooth, oficina, conexión a internet y ajustes del vehículo, todo con una tipografía diferenciada por colores según las funciones. Se puede navegar mediante un mando situado detrás del mando del cambio.

El sistema de audio es un Harman Kardon, que suena de manera muy clara y potente.

El sistema de navegación es bueno, con imágenes en 3 dimensiones, información del tráfico, algunos radares, aunque algo lento de proceso.

El MINI Countryman ALL4 JCW monta un motor gasolina de 2 litros y 231 caballos, sacado del banco de órganos de BMW y que sustituye al 1,6 Turbo que se desarrolló con el grupo PSA.

El cambio es automáticos de 8 relaciones de funcionamiento bastante rápido. La dirección y los frenos están a otro nivel, con una calidad de guiado y potencia de frenos sobresalientes.

Las prestaciones son elevadas, muy elevadas, con una velocidad punta de 234 Km/h y pasando de 0 a 100 Km/h en tan solo 6,5 segundos. Las recuperaciones son fulgurantes y las sensaciones al volante enormes!

El consumo, ha sido una gran sopresa, ya que se ha quedado en unos excelentes 8,4 litros a los 100 kilómetros, una cifra irrisoria viendo las prestaciones del Countryman.

En movimiento cómo ya hemos avanzado es un coche que te dibuja la sonrisa en la cara, ya que gracias a la tracción total, el coche es sumamente fácil de conducir rápido o lento, por asfalto en buen estado o algo roto, ya que las suspensiones no son secas y filtran bastante las irreguladidades del firme.

Nosotros nos lo llevamos a la nieve, al Balneario de Panticosa, dónde nos cayó una nevada bastante interesante, pero aún sin llevar neumáticos invernales, tracciónó como un campeón y nos movimos por las calles y carreteras nevadas sin problema.

En Autopista es un coche muy estable, con una dirección firme, cómodo y que permite largos desplazamientos sin problema.

En carreteras viradas, es una maravilla, nunca te cansas de conducirlo, es fácil de llevar rápido, traza las curvas cómo si lo hiciéramos con un compás y frena y acelera cómo el mejor, una maravilla.

En ciudad sus contenidas dimensiones nos permiten callejear con facilidad y la cámara de visión trasera, nos facilita las maniobras.

Valoración Final

Es un coche sensacional, personalmente hasta me gusta, su precio se enfila hasta los 39.000 euros, pero va cargado de equipamiento, un motor increíble, un cambio eficaz y un sistema de tracción total que nos ha sorprendido por lo bien que ha respondido, si os encaja, no lo dudéis, es una maravilla!.

Soloski en Twitter

Soloski en Facebook

Volver