Busca entre todos nuestros artículos

 Freeride en la estación de La Grave - la Meije

La Grave es sin duda la estación europea más mítica dentro del mundo del Freeride. Llamarla estación es demasiado, ya que no hay pistas marcadas, ni mucho menos pisadas, no hay niveles de dificultad y por descontado que no puede ir cualquiera. La Grave es un enclave con una excelente innivación durante la temporada invernal, formada por un pequeño pueblo, desde dónde sale un telecabina que tras dos paradas intermedias, nos llevará desde los 1.400 metros del pueblo hasta los 3.100. A partir de allí salen dos arrastres que nos subirán hasta los 3.550 metros, dónde podremos enlazar con el glaciar de Les 2 Alpes. Aquí se acaban las facilidades, no hay pisters, no hay señalizaciones y sólo hay toneladas de nieve por las que bajar.

 Sin duda alguna es imprescindible contratar un guía al menos hasta conocer la montaña. En la salida del telecabina hay un Bureau de Guías dónde poder contratar a uno, los hay que hablan la lengua de Cervantes.

Otra condición indispensable es el equipo antiavalanchas, Arva, pala,.. y cuerdas arneses,.. por si tenemos que grimpar o hacer un rapel. Sin duda hay que recordar que no llevéis unos esquí de Slalom, mejor unos anchos de freeride.

Como ya hemos comentado el acceso se hace mediante telecabina, son cinco cabinas enlazadas que suben primero a 1.800 metros, luego a 2.400 y después hasta los 3.100. Las dos paradas intermedias están pensadas para recoger esquiadores sobretodo en las épocas que se pueda llegar hasta abajo esquiando.

El enlace con Les 2 Alpes está más pensado para volver de la Grave que para ir al dominio vecino, aunque los que lo hagan pueden hacer una bajadita por el Glaciar de la Girose, eso si con mucho cuidado y guía, ya que las grietas del hielo con la ventisca y las nevadas se tapan de nieve y no se perciben. Son una trampa mortal.

Desde la llegada del Telecabina hay dos posibles bajadas, una a mano derecha y otras a la izquierda, las dos con diversas variantes durante el camino. La primera llamada Les Valons de la Meije y la segunda les Valons de Chancel. Desde la primera podemos bajar hasta cualquiera de los dos puntos intermedios, desde Chancel la bajada será más larga ya que se debe bajar hasta 1.800.

A ambos lados hay cientos de itinerarios diferentes, la mayoría pasan por alguno de los corredores estrechos dónde regularmente caen aludes que los han ido formando con el paso de los siglos.

Hay otros muchos itinerarios, algunos desde la cima, como la bajada hasta el pueblo de Saint-Christophe, pero enfatizamos que es crítico el estado de la nieve y conocer la montaña así que mejor consultar y contar con un Guía de la Zona.

Hay que señalar que salvo nevada reciente la mayor parte de los itinerarios están bastante pisados, no os encontrareis extensiones de nieve virgen sin una traza al modo de lo que se encuentra cuando hacemos fuera pista en Canadá o Estados Unidos, nos sorprendió la cantidad de gente que había y las colas a pie de telecabina.

El pueblo no es muy grande, se sitúa a banda y banda de la carretera que nos lleva a Serre Chevalier desde el valle de Oisans. Su gran peculiaridad es la gran vida social que hay en temporada de invierno, sobretodo de noche. Hay varias terradas orientadas a la estación dónde se puede observar a los intrépidos esquiadores y snowboarders bajando por sitios imposibles.

No hay mucha oferta de alojamiento, pero no es cara ni de alta calidad, el ambiente es muy de montaña y lejos de la artificialidad de los Resorts de los Alpes. Tened en cuenta la posibilidad de alojaros en Les 2Alpes, está a media hora en coche y la oferta de alojamiento es Completa.

Estacionamiento
No hay una buena oferta de Parkings, todos son gratuitos pero tanto por orografía como por filosofía de estación, no tienen contemplada la posibilidad de muchos estacionamientos, normalmente se acaba aparcando en la carretera de acceso.

Acceso
Como acostumbra a pasar en los Alpes el acceso es bueno, tenemos entorno a 50 kilómetros de carretera nacional que en los últimos 15 se hace más estrecha y virada, las vistas son preciosas. A esos 50 kilómetros se encuentra la ciudad de Grenoble con su autopista y Aeropuerto.
Desde España podemos llegar tanto en coche como en avión a Grenoble, Lyon o Ginebra, todos a menos de 150 kilómetros.

Conclusión
Si tienes buen nivel de esquí Fuera pista, te gusta la montaña y estás en buena forma, La Grave es un buen sitio para foguearte, pero piensa que no hay nada comparable en nuestros Pirineos y pocas cosas en los Alpes, de allí su renombre mundial.

 


contentmap_plugin
Volver