Roca Roya, tu alquiler de esquí en Cerler

Busca entre todos nuestros artículos

Las botas son una parte fundamental del equipo del esquiador por lo que su ajuste al pie debe ser lo más perfecto posible tanto para esquiar con mayor comodidad como para evitar posibles lesiones. Uno de los mecanismos que tienen las botas de esquí para adaptarse a cada pie es el canting, un sistema de regulación que permite variar el ángulo lateral de la caña en relación a la suela.
Esto es esencial en los casos, muy frecuentes, en que las piernas del esquiador están arqueadas hacia el exterior o hacia el interior. Si no ajustamos las botas correctamente en estas situaciones el tobillo no estará en su posición natural, sino que se verá forzado por la bota a permanecer alineado con el esquí, con las consiguientes molestias y dolores.

El canting está formado normalmente por dos tornillos Allen situados a la altura del tobillo, que se aflojan y permiten ajustar el angulo de la caña a nuestro gusto. Casi todas las botas de última generación incorporan ya doble canting, aunque los modelos más baratos solamente tienen un tornillo o, en casos extremos, ninguno. Aunque cada puede ajustar las botas personalmente es reconmedable que está operación la haga un profesional.

Soloski en Twitter

Soloski en Facebook

Volver