Busca entre todos nuestros artículos

 

Hace unas semanas hablando con padres del colegio de nuestro Becario Joan nos comentaban lo lento que era que sus hijos aprendieran a esquiar y que era más un drama que una actividad divertida, nosotros sin salir de nuestro asombro, le propusimos a la madre de dos niñas del colegio que nunca se habían calzado los esquís, subir a Les Angles a aprender a esquiar, y esto es lo que pasó...

Nora y Gina, las dos niñas de 6 y 9 años que hacen patinaje y les gusta practicar deporte, cualidades muy importantes a la hora de afrontar nuestro reto de aprender a esquiar en un solo día..

El sábado llegamos a Les Angles a primera hora, con la intención de que acostumbran a las botas y a los esquís, que cogieran algo de equilibrio y aprendieran a andar con el equipo, así que bien temprano nos calzamos el material y les enseñamos a deslizar sobre la nieve, subir haciendo la escalera y la V inversa y finalmente aprender a parar en un espacio casi plano en la zona de debutantes de Les Angles.

La verdad es que tanto Gina cómo Nora, gracias a su dominio de los patines, lo cogieron rápido y en menos de media hora, pasamos a la segunda fase, subir por la cinta y bajar la pista de debutantes, que a esa hora era para nosotros solos.

El subir con la cinta es sin duda lo que más les costó, pero lo consiguieron y llegamos sanos y salvos a la parte alta de la pista. Una vez allí la idea era bajar haciendo curvas muy anchas aprendiendo a girar en cuña, operación que les salió casi de inmediato y pudimos hacer un par de bajadas.

Después las dejamos en manos de André "Dede", monitor de la Escuela de esquí Francés (ESF), que cómo pasa con varios de sus compañeros de escuela habla tanto Castellano cómo Catalán y fue el encargado de pulir los defectos tanto de Gina como de Nora, primero en la zona de debutantes y luego en la pista verde de Llaret, dónde hicieron dos bajadas en las dos horas que duró la clase.

Las dos Becarias Junior acabaron la clase con un buen dominio del esquí, pudiendo parar dónde querían y disfrutando de las bajadas, así que las cogimos y con nuestro becario de guía, les enseñamos la estación, corrigiendo poco a poco su posición para que bajaran mejor, pudimos esquiar por pistas verdes y azules a un buen ritmo, salimos de la pista para hacer algunos de los fuera pista paralelos a la pista que tanto gustan a nuestro becario Joan y empezamos a trabajar el equilibrio con algunos saltitos de detrás de los cañones.

A la hora de comer, las dos se estaban divirtiendo cómo enanas y confirmaba nuestra teoría que ir a esquiar no es un drama, sobretodo si lo hacemos en una estación que no esté masificada, con unas instalaciones amables (cintas transportadoras y telecabinas) y un ambiente festivo.

La comida la hicimos en la Salle Hors Sac (Sala de Picnic de Les Angles) dónde hay una fabulosa brasa y nos cocinaron unas buenas butifarras que supieron a gloria tras una intensa jornada de esquí.

Después de comer los padres pensábamos que estarían cansadas, pero Nora y Gina dijeron que ellas querían esquiar así que hicimos varias bajadas más, cada vez más seguras, jugando entre los tres niños, tirándose bolas de nieve,.. vaya un éxito!

La jornada en la nieve acabó tirándose con los trineos por la fabulosa pista de trineos de Les Angles.

El Domingo volvimos a Les Angles con la clara intención de disfrutar y que las niñas pudieran mejorar aún más, cosa que conseguimos en el caso de Gina, que acabó derrapando y girando en paralelo, pero no en el caso de Nora (la pequeña de 6 años), que prefería bajar como un Kamikaze por las pistas, saltando y riendo!!

Por supuesto la comida la volvimos a disfrutar en la Salle Hors Sac y cerramos un fin de semana para enmarcar.

Fue un fin de semana genial que seguro repetiremos, dónde pudimos trasladar nuestro amor y pasión por este deporte y demostrar que la nieve es divertida desde el primer día, solo hay que poner ganas de aprender por parte de los churumbeles y pasión y paciencia por parte de los adultos!

Otro punto muy importante es la estación dónde llevaremos a nuestros hijos, la verdad es que hay unas pocas que cumplan las premisas que antes hemos comentado, pero que son vitales para triunfar y poder disfrutar desde el minuto cero de este deporte. Les Angles es una de las que según nuestro criterio permite empezar a esquiar con unos espacios para debutantes muy bien pensados, separados del resto de pistas, con pistas verdes muy largas, con remontes amables como las cintas y la telecabina y la posibilidad de alojarse a pie de pistas, ahorrando así a los niños el viaje en coche antes de esquiar.

Roca Roya, tu alquiler de esquí en Cerler

Soloski en Twitter

Soloski en Facebook

Soloski
Volver